SACATE EL DOCTORADO EN AFEITADO

Sacate el doctorado en afeitado

Un afeitado perfecto es sólo cuestión de dedicación y preparación. Si no cuidás tu cara es probable que te cortes, te irrites o se enquisten los pelos. Y teniendo en cuenta que te afeitarás un promedio de 20.000 veces a lo largo de tu vida, creemos que merece la pena aprender qué técnicas emplear para hacerlo bien.

Un afeitado perfecto es sólo cuestión de dedicación y preparación. Si no cuidás tu cara es probable que te cortes, te irrites o se enquisten los pelos. Y teniendo en cuenta que te afeitarás un promedio de 20.000 veces a lo largo de tu vida, creemos que merece la pena aprender qué técnicas emplear para hacerlo bien.

1. LIMPIEZA FACIAL

Las toallas calientes que se utilizan en las barberías tradicionales son ideales para poner a punto la barba, aunque este método es poco práctico en tu día a día. Con una ducha caliente conseguirás el mismo efecto: abrirás los poros y suavizarás el pelo de la barba. Por eso un momento ideal para afeitarse es por la mañana luego de una ducha caliente.
Si lo deseas y tenés tiempo podés empezar por un gel o un exfoliante facial, así conseguirás ablandar el vello y eliminar los puntos negros y suciedad de tu cara. Lo que al final te va a ayudar a tener una piel más lisa, óptima para apurar el afeitado.

Empezá por un gel o un exfopante facial, así conseguirás ablandar el vello y epminar los puntos negros y suciedad de tu cara. Lo que al final te va a ayudar a tener una piel más psa, óptima para apurar el afeitado.

2. SELECCIONA UN PRODUCTO ADECUADO

Elegir un producto para aplicar en la barba o bigote es fundamental para evitar enrojecimiento, cortaduras e irritación por lo que te recomendamos el uso de una espuma o gel de afeitar. Estos lubrican y suavizan la piel para una afeitada al ras sin que la cuchilla se trabe de modo que evitarás cortaduras indeseadas.

3. AFEITADO

Es fundamental que corrobores que tu afeitadora tenga una cuchilla afilada así podrás lograr la afeitada al ras que deseas de modo ágil. Si tenés una barba muy fuerte, estirá la piel y afeita la zona con un movimiento firme siguiendo siempre la dirección de crecimiento del vello. No hagas movimientos cortos, en tanto lo único que conseguirás es irritar más aún la zona. Si ves que no conseguiste el resultado esperado, aplicá de nuevo espuma de afeitar en la zona y repetí el proceso, aunque esta vez no será necesario que estires la piel.

4. ENJUAGA LA AFEITADORA

Puede parecer absurdo, pero limpiar y remover el bello de las cuchillas de tu afeitadora es fundamental para evitar que hagas cortes disparejos y que remuevas el bello de modo efectivo sin dañar o rosar tu rostro. Este proceso será vital sobre todo si te afeitas a contrapelo para remover todo el bello de la zona.

5. CUIDADOS DESPUÉS DEL AFEITADO

La piel se resiente después del afeitado, por eso es muy importante el cuidado después del mismo. Es fundamental que no utilices ningún producto que cuente con más de 50% de alcohol, ya que esto puede irritar y deshidratar tu cutis. Por lo que recomendamos primero mojar la cara con agua fría y utilizar un bálsamo aftershave que suavice tu rostro.

Conocé los distintos productos para una afeitada al ras, suave y sin irritación: https://www.nivea.com.ar/productos/hombre/afeitado/gel-de-afeitar