TRANSPIRACIÓN Y GLÁNDULAS SUDORÍPARAS, TODO LO QUE TENES QUE SABER

El cuerpo humano tiene entre 2 y 4 millones de glándulas sudoríparas, por lo que estamos genéticamente preparados para transpirar siempre, aún sin darnos cuenta. Y aunque en algunas situaciones sudar pueda no ser algo agradable, hay que tener presente que si no lo hiciéramos podríamos morir por hipertermia. La temperatura normal del cuerpo humano se sitúa en 37ºC, por eso cuándo estamos por encima de esta temperatura: fiebre, estrés, calor...nuestro organismo busca como regularla a través del sudor y la transpiración.
Nos pasamos todo el día transpirando, durante la noche podemos tener sudoración nocturna, o al estar muy abrigado nuestras axilas pueden transpirar a pesar del frio, muchas veces no nos damos cuenta, pero son reacciones normales del cuerpo ante el entorno

FRENTE

Tener sudor en la frente es algo normal cuándo hace calor o sube tu temperatura corporal al hacer deporte, por ejemplo. Sin embargo, si sos nervioso, te habrás dado cuenta que ante situaciones emocionales o estresantes generás un sudor fuerte y poco agradable. Así que, en algunos casos, un exceso de sudoración está directamente relacionado con algún tipo de desequilibrio en el sistema nervioso, Por lo que si este es tu caso nuestra recomendación es que consultes un especialista.

Incluso si estás entre los afortunados que no sudan en la cara, palmas o pies… de las axilas no estás exento, aunque es cierto que este "problema" se resuelve con un buen desodorante anti-transpirante. Un porcentaje minoritario de hombres que registran un exceso de sudoraración tienen un problema conocido como hiperhidrosis axilar, un problema que debe ser debidamente diagnosticado y tratado por un especialista.

LAS PALMAS DE LAS MANOS

Hay personas que tienen tendencia a que les transpiren las manos, algo que no está muy bien visto socialmente y puede provocar un cierto retraimiento. Aunque esto tiene mucho de genético, si bien es cierto el detonante está siempre relacionado con temas emocionales. Llevar a un paquete de pañuelos descartables a mano puede ser una buena solución, aunque será mejor que aprendas ejercicios de autocontrol mental que te ayudan a regular tus emociones y por ende tu secreción de sudor.

PIES

Los pies son la zona del cuerpo donde se concentra mayor cantidad de glándulas sudoríparas, algo que tiene bastante lógica a la hora de entender por qué huelen. Si tenés tendencia a que te huelan los pies, no hay nada peor que un calzado que no deje que transpiren. Una buena recomendación es cambiar periódicamente de zapatos para dejar que se aireen y se eliminen así los restos de sudor y mal olor.

Es importante que entiendas que cuando se trata de sudoración y transpiración es un proceso natural del cuerpo ya que como hablamos, contamos con millones de glándulas sudoríparas. En los casos de exceso de sudor puede ser resuelto, por lo que no te preocupes y visita a un especialista en dermatología que te asesore sobre tu caso particular.