banner mujer aplicándose labial hidratante

¿Cómo hidratar los labios en invierno?

Gruesos, finos, asimétricos, voluptuosos, con arco marcado… todos los labios sufren de sequedad en invierno, se agrietan y hasta se lastiman. Y aunque es importante protegerlos durante todo el año, cuando empieza el frío conviene aumentar la protección con cuidados básicos, dado que con las bajas temperaturas se vuelven más sensibles y al reducirse la humedad ambiental, se resecan mucho más.

No hay que olvidar que además de que su piel es fina y vulnerable carecen de melanina, por lo que se deshidratan con facilidad.

¿El secreto para que se vean bien? Una buena hidratación tanto interna como externa, acompañada de una rutina que incluya exfoliación, masajes y protección solar.

naranja y azúcar

mujer aplicándose labial hidratante

4 Tips para hidratar los labios en invierno

Exfoliar: lo ideal es pulir los labios una vez por semana, así se eliminan células muertas, la piel se regenera con normalidad y quedan listos para recibir el producto hidratante. Se puede hacer con la yema de los dedos o con un cepillo muy suave, y la exfoliación tiene que ser mucho más delicada que en otras partes del cuerpo. Al terminar siempre hay que enjuagar con agua tibia.
Hidratar: es el gesto de cuidado más importante, por eso elegir el bálsamo indicado resulta clave. Sí o sí tienen que ser fórmulas hidratantes –especialmente en lugares de bajas temperaturas y climas secos- formulados en base a aceites, vitaminas, aloe vera, manteca de cacao o de karité, todos ingredientes que ayudan a la cicatrización de las heridas por sus propiedades reparadoras.
Masajear: hay que acostumbrarse a masajear los labios cinco minutos tres veces a la semana, un hábito que ayuda a activar la circulación sanguínea y a que luzcan con más volumen. ¿Cómo? Haciendo movimientos circulares con los dedos o dando pequeños pellizcos.
Protección solar: lo más indicado es aplicar un protector específico para los labios, con SPF 30 como mínimo. En la nieve o para la práctica de deportes al aire libre, el nivel de protección tiene que ser aún mayor, única forma de evitar quemaduras.

De adentro hacia afuera

La alimentación también es importante en el cuidado de los labios: no hay que excederse en la ingesta de alimentos ácidos y cítricos. Y, por supuesto, beber mucha agua (dos litros por día).

mujer con labios hidratados

crema hidratante para labios

¡Cuidado con el maquillaje!

Si los labios están lastimados, paspados o agrietados, mejor no pintarlos y, a la hora de elegir un labial, siempre optar por fórmulas cremosas e hidratantes, evitando las de larga duración de color (en general se trata de productos de alto poder de fijación, pero que tienden a secar la boca). Un truco cuando tenés que maquillarte sí o sí: aplicar el bálsamo protector por encima del lápiz labial varias veces durante el día. Otro momento importante es el de desmaquillar. Prestá atención a la composición del desmaquillante, porque ese detalle puede hacer una gran diferencia. Lo más indicado para retirar el lápiz labial es un producto a base de aceites, ya que los que están elaborados a base de alcohol pueden resultar muy agresivos y lastimar aún más los labios.

Recomendados: NIVEA Protector Labial Med Repair y NIVEA Protector Labial Sun Protect FPS 30 y NIVEA Protector Labial Original Care.