CUIDADO DE LA PIEL SECA

El viento, el frío y la calefacción dañan la barrera protectora natural de nuestra piel. Se reseca, agrieta y aumenta su sensibilidad. Un producto hidratante rico y nutritivo refuerza la capa protectora de lípidos y previene la deshidratación. Así es como tu piel conserva su aspecto fresco y sano.

Un producto hidratante rico y nutritivo refuerza la capa protectora de lípidos y previene la deshidratación. Así es como tu piel conserva su aspecto fresco y sano.

¿QUÉ CAUSA LA RESEQUEDAD DE LA PIEL?

Causas de la piel seca o deshidratada

Una piel sana se encuentra repleta de vitalidad y elasticidad. Entre las causas que podemos encontrar está el cambio de temperatura, como el frío:

  • En invierno corremos el riesgo de que los niveles de hidratación de nuestra piel se desequilibren.
  • Cuando hace frío, las glándulas sebáceas producen menos sebo y, sin esta capa protectora de lípidos, es más difícil conservar el nivel de hidratación de la piel.
  • Los vasos sanguíneos que hay bajo la piel se contraen, de modo que también disminuye el abastecimiento de oxígeno.

El resultado es que la piel se escama, se nota tirante y se enrojece. La piel fina o áreas sin tejido subcutáneo (adiposo) ni glándulas sebáceas, como las espinillas, los codos y las rodillas, corren un riesgo especial.


¿QUÉ SIGNIFICA TENER PIEL SECA?

La resequedad de la piel se produce cuando ésta pierde demasiada agua y aceite. La resequedad de la piel es común y puede afectar a cualquier persona de cualquier edad, por ello debemos prestar atención al cuidado de la piel seca.

Los síntomas de la resequedad de la piel son:

  • Descamación de la piel y grietas en casos extremos.

  • Sentimiento de piel áspera
  • Picazón y Rugosidad
  • Rigidez de la piel, especialmente después del baño
  • Enrojecimiento
  • Posibilidad síntomas molestos si sos alérgico

¿Cómo tener un cuidado de la piel seca? ¿Qué crema corporal es buena?

  • Si tenés la piel seca no uses geles de ducha ni productos desmaquillantes que hagan mucha espuma, porque resecan la piel y destruyen sus barreras protectoras naturales. Lo mejor es usar un producto hidratante en la ducha, como la Crema Corporal Bajo la Ducha Milk Nutritiva, que aportan suavidad y elasticidad a la piel mientras te duchas.
  • Además, elige cremas, lociones corporales que ayuden a la regeneración de la piel como NIVEA Derma Care con Vitamina A o nuestra Crema Reparadora Intensiva.
  • NIVEA Body Milk Nutritiva también protege la piel ante la deshidratación. Su rica fórmula con aceite de argán orgánico y aceite de jojoba orgánico contribuye a mantener el equilibrio natural de la piel.
  • Para lograr un efecto aún más intensivo, utilizá nuestra máscara de papel Urban Skin Shot Iluminador enriquecida con serum, aceite de argán y manteca de karité, que le proporcionará a tu piel suavidad y una apariencia más fresca. Dejá que actúe durante 10-15 minutos y después retirala suavemente.

Como observarás, el cuidado de la piel seca es esencial si deseás evitar consecuencias a futuro, como así también aprovechar cada uno de los recursos cuando sean necesarios. A su vez, contribuye al bienestar general dado que posibilita que te sientas fresco y óptimo para estudiar, trabajar y realizar todo tipo de actividades.

¿CÓMO PROTEGER LA PIEL EN INVIERNO?

Por ejemplo, podés mimar tu piel con NIVEA Body Milk Nutritiva. Gracias a su combinación de minerales cuidadosamente seleccionados, su hidratante aceite de almendra y vitamina E, potencia la función protectora de la piel y la hidrata de forma efectiva y duradera.

LOS LABIOS NECESITAN MÁS CUIDADOS EN INVIERNO

La piel de los labios es fina y sensible, puesto que no cuenta con glándulas sebáceas que proporcionen una película lipídica protectora. Por eso los labios se pueden resecar y agrietar especialmente en invierno.

UNA ALIMENTACIÓN EQUILIBRADA TAMBIÉN ES IMPORTANTE: CUIDA TU PIEL DESDE EL INTERIOR

  • Deberías beber al menos dos litros de agua al día, puesto que la falta de hidratación también reseca la piel.

  • Para saber si bebés suficiente agua, ponete a prueba: pellizcate la mano con el pulgar y el índice. Si, cuando la soltás, la piel vuelve lentamente a su estado original, no le estás proporcionando la hidratación suficiente

  • ¡Comé frutos secos! Son una deliciosa fuente de energía, además de contener montones de grasas saludables, minerales y vitaminas.

  • El pescado azul de mar y los albaricoques deshidratados proporcionan calcio al cuerpo, y también luchan contra el envejecimiento.

  • El zumo de zanahoria y tomate está lleno de vitaminas saludables que, junto con un poco de aceite de linaza, se pueden absorber especialmente bien en el cuerpo.

  • Llevar una dieta sana y equilibrada fomenta la salud y fortalece el órgano más grande del cuerpo: la piel.