mujer aplicando crema en el hombro sonriendo

¿Qué es y cuáles son las causas de una piel seca?

La piel seca o muy seca es una piel incómoda, rugosa, que se siente tirante, puede llegar a picar, arder o descamarse, y provoca malestar en la vida cotidiana. Por ello, lo primero es saber identificar las causas y cómo hacer una buena rutina para convertirla en una piel sana e hidratada.

¿Qué significa piel seca?

Es una piel a la que le faltan lípidos (sebo), tiene alterada su barrera cutánea, y ya no puede desempeñar eficazmente su función protectora contra las agresiones externas. Pero, además, la piel seca es una condición crónica –se trata de un tipo de piel como lo son la mixta y grasa-, distinta de la piel deshidratada, que es una condición temporal, y una dermis reseca es siempre un terreno propicio para la aparición de eccemas.

mujer aplicando crema en la pierna

¿Cuáles son las causas de una piel seca?

Son múltiples:

Cuidado deficiente
Factores medioambientales 
Procesos relacionados con la salud como la psoriasis y la dermatitis atópica
Influencias genéticas (las personas con piel clara parecen más propensas a tener piel seca que las de piel oscura). 

Atención a estos tres datos:

1) Si bien los primeros signos de resequedad pueden no causar molestias excesivas, si se los ignora hay altas probabilidades de que la resequedad se agrave.

2) Los cambios hormonales influyen sobre la hidratación de la piel y los niveles de lípidos, especialmente después de la menopausia y durante el embarazo. 

3) A medida que la piel envejece, el número de glándulas sebáceas y sudoríparas disminuye, con la consecuente disminución de la capacidad para producir sudor y lípidos. Esto conduce a la resequedad que, a su vez, contribuye al envejecimiento de la piel.

¿Cuánta agua necesita nuestra piel?

Para permanecer flexible e intacta, la piel necesita un contenido de agua de entre el 10 y el 15%. ¿Cómo lograrlo? Con el uso de productos tópicos y una rutina apta para este tipo de pieles.

 

mujer con crema en el hombro

piel seca con crema

¿Qué crema es recomendable para la piel seca?

Hay muchos y muy distintos, pero a la hora de elegir conviene optar por aquellos que cumplan con los requerimientos necesarios (proteger, hidratar, reparar y calmar) para restaurar de forma natural la barrera cutánea y cuyos ingredientes no generen una respuesta reactiva. 
Pueden ser leches, cremas, aceites, espumas o geles…, pero sí o sí tienen que cuidar tu piel como si estuvieras en una burbuja de hidratación las 24 horas. Acá, una distinción básica: los humectantes ayudan a que la piel retenga el agua, los llamados hidrófilos la atraen y los hidrofóbicos evitan su evaporación. Los especialistas sugieren elegir distintas fórmulas para las diferentes estaciones del año y horas del día.

 

¿Cómo es la rutina de una piel seca?

Nada va a conseguir mejor resultado que desarrollar un hábito de cuidado permanente de la piel seca:

Hidratala dos veces al día, aunque sientas que no lo necesites.
En climas fríos, usá una fórmula más untuosa, que enriquezca su función “barrera”.
No olvides el protector solar a diario.
Después del baño, aplicá la crema con la piel todavía húmeda.
Evitá sumergirte en la bañera por períodos largos.
Tené siempre una crema de manos en la cartera.
Bebé bastante agua.
En tu casa o en la oficina, abrí las ventanas cada tanto y bajá la calefacción. Si el ambiente es muy seco, usá un humidificador.
Elegí productos de limpieza que sean hipoalergénicos.
Lavá los platos con guantes.
Seguí una dieta rica en vitaminas A, C y E, y ácidos grasos esenciales.

Recomendados: NIVEA Creme, Crema Corporal con Vitamina A Derma Care y Crema Corporal Reparadora Intensiva 72 horas.
Siempre que tengas dudas, recomendamos que siempre lo consultes con un médico especialista, para que te evalúe de manera profunda, haga un diagnóstico y recomiende los productos o tratamientos indicados según tu problemática.

crema blanca

Recomendados: NIVEA Creme, Crema Corporal con Vitamina A Derma Care y Crema Corporal Reparadora Intensiva 72 horas.

Siempre que tengas dudas, recomendamos que siempre lo consultes con un médico especialista, para que te evalúe de manera profunda, haga un diagnóstico y recomiende los productos o tratamientos indicados según tu problemática.