Banner como usar protector solar

¿Cuándo usar protector solar y cuáles son los distintos tipos de protectores?

Todos los días sea invierno, verano, otoño o primavera, la protección solar es fundamental porque la radiación persiste independientemente de la presencia del sol. Ahora, además, se suma que, tras el confinamiento por el Covid-19, la piel se tornó más sensible al sol. Por eso, en este artículo vas a aprender cuándo usar protector solar y los diferentes tipos de protectores solares para que elijas el más adecuado para tu piel.



¿Cuándo usar protector solar?

Además de usar protector solar en la playa es importante saber que también hay que usar protector los días nublados y aún en interiores, dado que los rayos solares no son los únicos que dañan la piel: el contacto con celulares, tabletas y computadoras afecta más de lo que imaginamos, porque se trata de una luz artificial (conocida como luz azul) que emite rayos UV (además, la radiación solar rebota en el agua, en los vidrios, en el césped y hasta en el asfalto).

mujer con protector en la mejilla

¿La fotoeducación es importante?

En ese sentido, la fotoeducación es tan o más importante que el uso de protección. Buscando la sombra, evitando la exposición al sol en el horario de mayor radiación (entre las 10 y las 16 horas), eligiendo la ropa adecuada, usando sombreros y anteojos y desterrando para siempre el gusto por el bronceado de lámpara o en camas -altamente perjudicial- vamos a generar hábitos de protección que tiendan a formar parte de nuestra rutina diaria tales como lavarse la cara o peinarse.

Tipos de filtros solares

Otro punto a tener en cuenta es que existen dos tipos de filtros solares: físicos y químicos. Los físicos son los que permanecen más tiempo en la piel y provocan que la radiación solar rebote, sin penetrar (dejan un aspecto blanquecino). Los químicos, en cambio, absorben la radiación, evitando que penetre en lo más profundo (suelen dejar una coloración más nacarada). Tanto en los adultos como en los niños, resulta clave considerar el tipo de piel –hay protectores solares para todos los tipos- y las actividades que se hacen mientras se requiere fotoprotección. Es decir: identificar qué necesita nuestra piel es la prioridad cuando hablamos de protección solar.

mujer sonriendo

familia disfrutando del sol con protector solar

Tipos de protectores solares

Las fórmulas toque seco, en gel o spray van bien en pieles grasas, y las cremosas –si contienen ingredientes antiage, mejor- son perfectas para pieles secas. También existen los protectores sport, pensados para deportistas y personas que hacen actividades al aire libre y que, debido a la alta sudoración, necesitan un producto que se absorba bien. Un dato más: para elegir el protector adecuado hay que leer atentamente el rotulado, donde se especifican todas sus particularidades.

Marcadores de protección

Por último, distinguir que en los protectores solares podemos encontrar dos marcadores de protección distintos: FPS o SPF y PPD. El primero indica cuánto aumenta la protección natural de la piel frente a los rayos UVB (un FPS 50 aumenta 50 veces la protección natural frente a la luz solar), y el segundo marca la misma protección, pero respecto a los rayos UVA. Mientras que los rayos UVB, que representan el 5% de la radiación ultravioleta, son los responsables de activar la melanina y que la piel se broncee, pero también de provocar daños visibles como las quemaduras de sol, los UVA, que representan el 95% de la radiación ultravioleta y son invisibles, envejecen las células de la piel, dañan el ADN, y favorecen tanto el envejecimiento como la aparición de manchas y arrugas.

hombre aplicándose protector en aerosol