mujer sacando un grano de su rostro

¿Qué es el acné y cómo ayudar a combatirlo?

El acné no es solo una cosa de adolescentes: si bien es cierto que se da con mayor frecuencia en la preadolescencia y adolescencia, puede aparecer en personas adultas y hasta en niños (también existe en las mujeres el llamado acné premenstrual, que es causado por las alteraciones hormonales del ciclo menstrual). Conocé qué es, sus causas y tratamiento.

¿Qué es el acné?

Se trata de una afección de la piel bastante común, caracterizada por la aparición de granitos, comedones o espinillas en cara, pecho y/o espalda, que son una consecuencia de que los folículos pilosos se tapan de sebo y células muertas. Otro dato: según la gravedad de las lesiones, el acné se clasifica de leve a muy severo. Un auténtico padecimiento, que no solo afecta el aspecto de la piel, sino que también deja secuelas en la autoestima, la confianza y la seguridad de quien lo sufre.

rostro de mujer con acné

rostro de mujer en el dermatólogo

Causas que originan la aparición del acné

● Glándulas sebáceas que producen excesiva cantidad de grasa: Esa hiperproducción de sebo –que normalmente lubrica piel y cabello- puede estar relacionada con el clima, con la ingesta de algunos medicamentos, con un desequilibrio hormonal o con un factor genético.
● Hiperqueratinización: Es el engrosamiento de la capa externa de la piel y se produce porque las células muertas permanecen adheridas al estrato córneo y obstaculizan el proceso de liberación de sebo.
● Crecimiento de bacterias: Las bacterias que normalmente viven en la piel sin afectarla, pueden acumularse y colonizar los folículos tapados produciendo pústulas, nódulos, granos y quistes.
● Inflamación: En casos de acné severo, la piel queda enrojecida porque la pared folicular estalla liberando lípidos, bacterias y ácidos grasos, lo que causa inflamación.
● Estrés.
● Exceso de sol.
● Uso de cosméticos inadecuados.
● Condiciones ambientales de trabajo

¿Cuál es el mejor tratamiento para el acné?

Existe una amplia gama de soluciones para tratar el acné pero, en todos los casos, es clave ser constante y disciplinado, siempre bajo estricto control médico (el especialista es quien determina las distintas terapias a seguir, su periodicidad y orden).
Las opciones contemplan desde:
● Medicación de aplicación tópica (cremas, geles o lociones que evitan que se tapen los folículos pilosos).
● Administración de antibióticos en casos de acné de moderado a grave, de medicamentos retinoides, que son aquellos que regulan la secreción glandular de las capas superficiales.
● Práctica de peelings médicos (la combinación de varios tipos de ácidos según las necesidades cutáneas específicas puede ser una alternativa muy eficaz para terminar con los brotes de acné y sus secuelas).

mujer haciendo tratamiento contra el acné

mujer limpiando su rostro

Además, siempre conviene practicar una exfoliación regular de la piel y elegir productos cosméticos oil free, dos hábitos que ayudan a prevenir el empeoramiento del acné, así como evitar tocarse la cara con las manos y apretarse los granitos (el contacto por fricción puede empeorar la situación). También es muy importante quitarse el maquillaje todas las noches y, acto seguido, ajustarse a una rutina de higiene cutánea que sí o sí debe repetirse por la mañana. En este caso, lo ideal es buscar fórmulas diseñadas para pieles con tendencia acneica.

Siempre que tengas dudas, recomendamos que siempre lo consultes con un médico especialista, para que te evalúe de manera profunda, haga un diagnóstico y recomiende los productos o tratamientos indicados según tu problemática