banner como cuidar la piel del sol

¿Cómo cuidar la piel del sol?

Si bien el contacto con el sol tiene algunos beneficios para nuestro organismo, porque ayuda a sintetizar vitamina D, estimula la circulación sanguínea y favorece la secreción de melatonina, la hormona del bienestar, exponerse a los rayos solares sin los debidos cuidados también produce serios problemas, como la aparición de manchas, el envejecimiento cutáneo prematuro, el surgimiento de algunas lesiones oculares y hasta de lesiones malignas como el cáncer de piel. Conocé cómo cuidar tu piel del sol.

aplicando protector solar en la piel

Por eso es importante tomar ciertas precauciones si vamos a exponernos al sol en la pileta, la playa o la montaña:

  • El protector solar se aplica treinta minutos antes de la exposición a los rayos UV, porque ese es el tiempo que necesita para actuar sobre la piel.
  • Evitar el contacto con el sol entre las diez de la mañana y las cuatro de la tarde (mientras más alto está el sol en el cielo, más fuertes son los rayos ultravioletas).
  • Hay que usar protección aún en días nublados, dado que las nubes dejan pasar el 80 por ciento de la radiación.
  • En cualquier circunstancia reaplicar el protector cada dos hora, pero sobre todo después de un baño de mar o en la pileta.

  • Al momento de aplicar el producto prestar especial atención a las zonas más sensibles del cuerpo como orejas, empeines, cuello, nuca y escote.
  • Elegir una fórmula apta para nuestro biotipo cutáneo.
  • Siempre es mejor usar un protector de amplio espectro. Es decir: que proteja de los rayos UVB y UVA.
  • El factor de protección (FPS o SPF) tiene que ser por lo menos de 30.

mujer aplicándose protector solar

protector y bronceador en uno

  • Aplicar el mismo factor en todo el cuerpo.
  • Utilizar el mismo factor a lo largo del tiempo. Es muy común que al comienzo de las vacaciones usemos un factor alto y vayamos disminuyéndolo a medida que la piel se va bronceando. Este hábito resulta inadecuado, porque nos deja expuestos a futuras lesiones.
  • No dejar el producto bajo el sol por mucho tiempo y chequear su fecha de vencimiento.
  • Seleccionar el protector solar según su textura: es ideal que sea la que más nos guste y nos facilite su aplicación.

  • No usar protectores en bebés menores de seis meses ni exponer al sol a los niños menores de un año.
  • La afectación de la piel depende de su tono: cuanto más clara, más propensa a sufrir posibles daños. Por eso las pieles más claras son las que tienen que extremar los cuidados.
  • Usar sombreros, gorros y anteojos de sol.
  • Usar ropa negra. Contrariamente a lo que mucha gente cree, la ropa clara es más fresca, pero protege menos, mientras que la oscura es más calurosa, pero cubre más de los efectos dañinos del sol.
  • Conviene dejar la práctica de actividades al aire libre para bien temprano a la mañana o para la tardecita, cuando el sol ya no lastima.

mujer con sombrero para protegerse del sol